Mediación

Se puede resolver un conflicto sin necesidad de ir a juicio. También puede plantearse la posibilidad de resolverlo por un método alternativo como la mediación si no consigue solucionarlo por sí mismo.

Mostrar másMostrar menos

La mediación puede definirse como un procedimiento estructurado en el que dos o más partes en un litigio intentan voluntariamente alcanzar por sí mismas un acuerdo encaminado a encontrar una solución con la ayuda de una persona neutral y cualificada ajena al conflicto: el mediador. Este proceso puede ser iniciado por las partes, sugerido u ordenado por un órgano jurisdiccional, o estar prescrito en el Derecho de un Estado miembro.

Se puede recurrir a la mediación para resolver controversias con una empresa, un profesional, su empleador o, incluso, un familiar, ya sea en su país o en el extranjero.

La mediación se considera, en la mayoría de los casos, una solución más rápida y barata que los pleitos judiciales ordinarios.

Comentarios

Utilice el siguiente formulario para compartir sus reacciones y comentarios en nuestra nueva web