Nota: la versión original de esta página alemán se modificó recientemente. Nuestros traductores trabajan en una versión en la lengua que está consultando.
Ya se ha traducido a las siguientes lenguas.
Swipe to change

Divorcio y separación legal

Austria
Contenido facilitado por
European Judicial Network
Red Judicial Europea (en materia civil y mercantil)

1 ¿Cuáles son los requisitos para obtener el divorcio?

El Derecho austriaco distingue tres tipos de divorcio: el divorcio motivado por el incumplimiento de un deber matrimonial, el ocasionado por el cese de la convivencia conyugal desde al menos tres años y el divorcio de mutuo acuerdo.

Uno de los cónyuges puede solicitar el divorcio si el otro ha incumplido gravemente un deber matrimonial o ha incurrido en un comportamiento deshonroso e inmoral que ha desestabilizado el matrimonio, de modo que no quepa esperar de forma razonable que pueda restablecerse la convivencia inherente a la vida conyugal.

Si la convivencia conyugal ha cesado desde hace tres años, cualquiera de los cónyuges puede solicitar el divorcio alegando la ruptura irreparable del matrimonio.

Los cónyuges pueden solicitar de forma conjunta el divorcio, siempre y cuando el cese de la convivencia conyugal haya tenido lugar al menos seis meses antes y ambos reconozcan que la ruptura matrimonial es inevitable y se muestren plenamente de acuerdo en iniciar los trámites de divorcio.

2 ¿Cuáles son las causas de divorcio?

El principal motivo de divorcio es la existencia de desavenencias irreparables en la convivencia conyugal. Dichas desavenencias pueden estar motivadas por el incumplimiento grave de alguno de los deberes matrimoniales por parte de uno de los cónyuges, sobre todo adulterio o malos tratos físicos o psicológicos graves. También puede ser causa de divorcio el propio comportamiento, aun cuando no pueda considerarse una falta si es resultado de una alteración psíquica que haya desestabilizado el matrimonio del tal modo que no quepa esperar de forma razonable que pueda restablecerse la convivencia conyugal. Del mismo modo, cualquiera de los cónyuges puede solicitar el divorcio si su pareja padece una enfermedad mental, contagiosa o que le genere rechazo. En cualquiera de los casos expuestos, el cónyuge que solicita el divorcio tiene la obligación de demostrar la veracidad de los motivos alegados. Si el cese de la convivencia conyugal se ha producido hace más de tres años, no es preciso alegar o probar la existencia de una falta.

3 Efectos jurídicos del matrimonio en:

3.1 las relaciones personales entre los cónyuges (por ejemplo, apellidos)

En principio, ambos cónyuges pueden conservar el apellido que han utilizado durante el matrimonio. No obstante, si uno de los cónyuges ha adoptado el apellido del otro, tiene la posibilidad de recuperar su apellido de soltero/a.

3.2 el reparto de los bienes entre los cónyuges

Los cónyuges poseen, en principio, plena libertad para determinar por consenso qué destino desean dar a su patrimonio. En este contexto, cabe la posibilidad de que se produzca una renuncia mutua (en cuyo caso, el régimen de separación de bienes vigente durante el matrimonio queda intacto tras su disolución), de que se distribuyan los bienes comunes ocasionales en función de lo establecido por el régimen económico correspondiente, o de que parte del patrimonio se transmita de un cónyuge a otro.

Siempre y cuando no se haya concertado nada al respecto, cualquiera de los cónyuges puede solicitar a un órgano jurisdiccional que proceda al reparto de determinados bienes. Son objeto de este reparto tanto los bienes gananciales como los ahorros realizados por el matrimonio. Entre los bienes gananciales se encuentran el domicilio conyugal, el mobiliario y menaje y los objetos restantes que puedan haber sido de utilidad para los cónyuges durante el periodo de convivencia. Por ahorros realizados por el matrimonio se entienden todos aquellos ahorros o inversiones realizadas por el matrimonio a lo largo de su vida en común.

Quedan excluidos del reparto, por ejemplo, el patrimonio que los cónyuges aportaran al matrimonio, así como el adquirido por herencia o donación. Tampoco pueden ser objeto del reparto los bienes que hayan servido para el uso exclusivo profesional o personal de uno de los cónyuges, así como las empresas o participaciones, siempre y cuando estas no representen simplemente un valor económico.

El órgano jurisdiccional ha de distribuir equitativamente el patrimonio tras considerar todas las circunstancias relevantes, prestando especial atención a la medida en que cada cónyuge haya contribuido a la adquisición de los bienes comunes y a la acumulación de los bienes gananciales y teniendo en cuenta asimismo el bienestar de los hijos. Se consideran también contribuciones el pago de la manutención, la aportación de ganancias, la llevanza del hogar común, el cuidado y educación de los hijos comunes y cualquier otra prestación matrimonial.

3.3 los hijos menores de los cónyuges

Desde la entrada en vigor, el 1 de Julio de 2001, de las modificaciones de la Ley sobre los derechos de la infancia, los padres separados disfrutan de amplias posibilidades para determinar el ejercicio de la patria potestad. En caso de divorcio, la patria potestad sobre un hijo matrimonial sigue correspondiendo en principio a los dos progenitores. No obstante, si ambos quieren conservar la patria potestad a todos los efectos como si continuaran casados, es preciso que remitan al órgano jurisdiccional, dentro de un plazo razonable, un acuerdo sobre el lugar de residencia habitual del niño. Los progenitores también pueden llegar a un acuerdo ante el órgano jurisdiccional, en virtud del cual la patria potestad exclusiva del menor se asigna a uno de los progenitores o la patria potestad de uno de los progenitores se limita a determinadas cuestiones.

Desde la aprobación de la Ley austriaca de 2013 sobre la infancia y la modificación del nombre, el órgano jurisdiccional también puede disponer la patria potestad compartida en contra de la voluntad de uno de los progenitores o incluso de los dos, si considera que la patria potestad compartida garantiza en mayor medida el bienestar del menor en comparación con la patria potestad exclusiva de un progenitor. Los progenitores también deben llegar a un acuerdo acerca de cuál va a ser el hogar principal del menor. En caso de que la patria potestad compartida no contribuya al bienestar del menor, el órgano jurisdiccional debe decidir cuál de los progenitores debe ejercer la patria potestad exclusiva en el futuro.

3.4 la obligación de pagar una pensión alimenticia al otro cónyuge?

El cónyuge responsable, total o parcialmente, de la ruptura matrimonial debe pagar al otro una pensión ajustada al nivel de vida de los cónyuges, siempre y cuando los ingresos patrimoniales y profesionales que cabe esperar que este último perciba en función de las circunstancias resulten insuficientes. Si la responsabilidad del divorcio es compartida por ambos cónyuges y no pesa sobre ninguno la responsabilidad principal de la ruptura, se podrá conceder al que no pueda mantenerse por sí mismo una contribución a su manutención equitativa en función de las necesidades y la situación económica del otro cónyuge. La obligación de pago puede tener un límite temporal. Si el divorcio es de mutuo acuerdo, los cónyuges pueden decidir libremente si alguno debe percibir una pensión o si ambos están dispuestos a renunciar a esta.

4 ¿Qué significa en la práctica el concepto de «separación legal»?

El sistema jurídico austriaco desconoce el concepto jurídico de «separación sin disolución del vínculo matrimonial».

5 ¿Cuáles son las causas de separación legal?

Véase la respuesta a la pregunta del apartado 4.

6 ¿Cuáles son los efectos jurídicos de la separación legal?

Véase la respuesta a la pregunta del apartado 4.

7 ¿Qué significa en la práctica el concepto de «anulación del matrimonio»?

El Derecho matrimonial austriaco prevé la nulidad del matrimonio. Se considera que un matrimonio es nulo si no se ha celebrado respetando las formas establecidas o si en el momento del enlace uno de los cónyuges carecía de capacidad jurídica, no era plenamente consciente de sus actos o se encontraba en un estado de enajenación transitoria. Asimismo, es nulo todo matrimonio contraído con el propósito exclusivo o fundamental de facilitar que uno de los cónyuges adopte el apellido o la nacionalidad del otro, sin que sea posible justificar la existencia de convivencia marital. Por último, se considera que un matrimonio es nulo si uno de los cónyuges está unido por vínculo matrimonial a un tercero en el momento del enlace o si el matrimonio se ha celebrado de forma ilegal entre parientes por consanguineidad.

Es posible solicitar la anulación por sentencia judicial de un matrimonio si en el momento de su celebración uno de los cónyuges carecía de capacidad jurídica plena y su representante legal no consintió dicha celebración, o si alguno de los contrayentes desconocía que se tratara de un acto matrimonial o, aún sabiéndolo, no quiso declararse deliberadamente dispuesto a celebrarlo. Asimismo, un cónyuge puede solicitar la anulación si cometió un error con respecto a la identidad del otro contrayente o con respecto a las circunstancias que lo rodeaban, de modo que, de haber conocido la verdadera situación o de haber apreciado correctamente la naturaleza del matrimonio, no hubiera prestado su consentimiento. La anulación también es posible si ha mediado un engaño intencionado sobre las circunstancias reales en las que se celebraba el matrimonio o si alguno de los contrayentes estaba sometido a coacción.

8 ¿Cuáles son las causas de anulación del matrimonio?

Véase la respuesta a la pregunta del apartado 7.

9 ¿Cuáles son los efectos jurídicos de la anulación del matrimonio?

Si se declara la nulidad de un matrimonio, se considerará a todos los efectos que este nunca se ha celebrado. En caso de que solo uno de los contrayentes desconociera en el momento de la celebración que el matrimonio era nulo, la relación patrimonial entre los cónyuges estará regulada por las mismas disposiciones aplicables a los casos de divorcio. Tras la declaración de nulidad, los hijos que hayan nacido en el seno de este matrimonio seguirán considerándose del matrimonio.

10 ¿Hay medios alternativos extrajudiciales para solucionar las cuestiones relativas al divorcio?

El divorcio, la anulación o la nulidad de un matrimonio solo pueden ser declarados por un órgano jurisdiccional. No obstante, cualquier problema relacionado con el divorcio puede resolverse también por vía extrajudicial (por ejemplo, mediante un acto de conciliación).

11 ¿Dónde debo presentar mi demanda (petición) de divorcio, separación legal o anulación del matrimonio? ¿Qué trámites se requieren y qué documentos deben adjuntarse a la demanda?

Los litigios relacionados con el divorcio, la anulación o la nulidad de un matrimonio, así como las controversias relativas a su existencia, son competencia de los tribunales de distrito (Bezirksgerichte). La resolución de todos estos asuntos corresponde exclusivamente al tribunal de distrito en cuya jurisdicción se encuentre o se encontrara por última vez el domicilio habitual común de los cónyuges. En caso de que en el momento de la interposición de la demanda ninguno de los cónyuges tenga su domicilio habitual en esa jurisdicción o no posea un domicilio habitual común en territorio nacional, conocerá de la causa el tribunal del domicilio habitual del demandado. Si este no tiene su domicilio habitual en Austria, será competente el tribunal del domicilio habitual del demandante y, en su defecto, el Bezirksgericht Innere Stadt Wien. Los órganos jurisdiccionales austriacos tienen competencia jurisdiccional en este tipo de litigios si alguno de los cónyuges posee nacionalidad austriaca o si el demandado (al menos uno de los litigantes en caso de tratarse de una demanda de nulidad) tiene su domicilio habitual en Austria, si el demandante tiene su domicilio habitual en este país, si ambos cónyuges tuvieron su último domicilio habitual común en territorio austriaco, o si el demandante es apátrida o en el momento de la celebración del matrimonio era ciudadano austriaco. Aunque esta competencia jurisdiccional es exclusiva, cabe la posibilidad de acordar otra alternativa.

La interposición de una demanda de divorcio se atiene a las disposiciones generales que rigen la incoación de acciones civiles. Si el divorcio es de mutuo acuerdo (en cuyo caso, se tramita por el procedimiento de jurisdicción voluntaria), los cónyuges presentan una solicitud firmada por ambos. En cualquier caso, es preciso adjuntar un certificado de matrimonio, si bien siempre resulta conveniente presentar cualquier otro documento que respalde la solicitud.

12 ¿Puedo obtener asistencia jurídica gratuita?

En los procesos de divorcio es posible obtener asistencia jurídica gratuita, conforme a lo establecido en las disposiciones generales relativas a esta materia (véase «Justicia gratuita - Austria»). En los procedimientos de divorcio suele exigirse que la defensa sea asumida por un letrado, lo que implica que la parte litigante que no quiera intervenir personalmente ante el órgano jurisdiccional solo podrá estar representada por un abogado.

13 ¿Se puede recurrir una resolución de divorcio, separación legal o anulación de matrimonio?

Las partes pueden recurrir las sentencias de divorcio, anulación o nulidad, así como las relativas a la existencia del matrimonio, que hayan sido dictadas por un tribunal de primera instancia. El recurso de apelación correspondiente se interpone ante la audiencia regional (Landesgericht) a la que esté subordinado el tribunal de distrito competente.

La sentencia de este tribunal de segunda instancia solo es recurrible en caso de que el fallo dependa de la resolución de una cuestión jurídica sobre Derecho sustantivo o procesal que resulte esencial para la salvaguardia de la unidad, la seguridad o la evolución jurídicas, por ejemplo, porque el tribunal de apelación se desvíe de la jurisprudencia del Tribunal Supremo (Oberster Gerichtshof) austriaco, o porque esta no exista o no sea uniforme.

14 ¿Qué debo hacer para que se reconozca en este Estado miembro una resolución judicial de divorcio, separación legal o anulación del matrimonio dictada por un órgano jurisdiccional de otro Estado miembro de la Unión Europea?

Las sentencias que declaren la disolución del matrimonio se reconocerán en los Estados miembros de la Unión Europea, con la excepción de Dinamarca, de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (CE) nº 1347/2000 del Consejo, de 29 de mayo de 2000, relativo a la competencia, el reconocimiento y la ejecución de resoluciones judiciales en materia matrimonial y de responsabilidad parental sobre los hijos comunes, publicado en el DO L 160 de 2000, página 19, y que entró en vigor el 1 de marzo de 2001 (en lo sucesivo, Reglamento Bruselas II). En virtud de este Reglamento, ya no se precisa una resolución judicial expresa que reconozca las sentencias de disolución de matrimonio dictadas en otros Estados miembros, sino que el órgano jurisdiccional o autoridad administrativa competente planteará el reconocimiento como una cuestión prejudicial en el marco del procedimiento pendiente que corresponda. Este extremo es de aplicación fundamentalmente en el contexto del examen que ha de efectuar el registro civil para determinar si un divorcio obtenido en el extranjero permite la celebración de un nuevo matrimonio.

Cualquier parte que posea un interés jurídico puede solicitar que se constate si es posible o no reconocer una sentencia de disolución de matrimonio dictada en el extranjero. Los procedimientos relativos al reconocimiento de sentencias extranjeras en materia matrimonial suelen ser instruidos por un tribunal de distrito. El procedimiento de reconocimiento de una sentencia extranjera de disolución del matrimonio debe incoarse ante el tribunal de distrito en cuya jurisdicción tenga su residencia habitual el solicitante. En caso de que esta no se halle en el territorio nacional, la competencia corresponderá al tribunal en cuya jurisdicción se encuentre el domicilio habitual de la parte contraria y, en su defecto, al Bezirksgericht Innere Stadt Wien.

15 ¿A qué órgano jurisdiccional hay que acudir para impugnar el reconocimiento de una resolución de divorcio, separación legal o anulación del matrimonio dictada por un órgano jurisdiccional en otro Estado miembro de la Unión Europea

Véase la respuesta a la pregunta del apartado 14. El artículo 32 del Reglamento Bruselas II recoge una relación de los documentos que es preciso presentar.

16 ¿Qué legislación de divorcio tiene que aplicar el órgano jurisdiccional en un proceso entre dos cónyuges que no residen en este Estado miembro o que tienen nacionalidades diferentes?

La jurisdicción según la cual se rigen los requisitos del divorcio se determina en virtud del Reglamento (UE) nº 1259/2010 del Consejo, de 20 de diciembre de 2010, por el que se establece una cooperación reforzada en el ámbito de la ley aplicable al divorcio y a la separación judicial (Roma III), DO L 343 de 29.12.2010. La aplicación de la jurisdicción elegida por los cónyuges tiene prioridad. Pueden optar por la jurisdicción del Estado en el que tenían su domicilio habitual en el momento de elegir la jurisdicción, o la jurisdicción del Estado en el que tuvieron su último domicilio habitual, siempre y cuando uno de los cónyuges tenga todavía su domicilio habitual en dicho Estado en el momento de elegir la jurisdicción, tenga la nacionalidad del Estado en cuestión en el momento de elegir la jurisdicción o acuda a un órgano jurisdiccional de dicho Estado. En caso de que los cónyuges no hayan elegido ninguna jurisdicción, la jurisdicción del domicilio habitual de los cónyuges en el momento de acudir al órgano jurisdiccional será determinante; en caso de que este no exista, la jurisdicción del último domicilio habitual de los cónyuges, siempre y cuando los cónyuges no hayan dejado dicho domicilio más de un año antes de comparecer ante el órgano jurisdiccional y uno de los cónyuges todavía tenga su domicilio habitual allí, o, en caso contrario, la jurisdicción del Estado en el que vivan los dos cónyuges en el momento de acudir al órgano jurisdiccional o la jurisdicción del Estado donde se encuentra el órgano jurisdiccional al que se ha acudido.

Última actualización: 16/10/2019

El punto de contacto correspondiente realiza el mantenimiento de la versión de esta página en la lengua nacional. El correspondiente servicio de la Comisión Europea se encarga de las traducciones. Es posible que las traducciones aun no reflejen algunos de los cambios que la autoridad nacional competente haya hecho en la versión original. Ni la RJE ni la Comisión Europea asumen ningún tipo de responsabilidad con respecto a la información o los datos contenidos o mencionados en el presente documento. Véase el aviso legal para las normas sobre derechos de autor aplicables en los Estados miembros responsables de esta página.