Demandados (procedimientos penales)

¿Dónde se celebrará el juicio?

El tribunal que conocerá de su caso será el Court of Magistrates (Tribunal de Primera Instancia) o el Tribunal Penal, en función principalmente de la gravedad de los cargos que se le imputen.

El juicio será público salvo en casos excepcionales, como cuando la identidad de la víctima deba mantenerse en secreto.

Si la causa corresponde al Tribunal de Primera instancia, el juez presidente será quien dictamine al respecto. Si, por el contrario, el Tribunal Penal es el que conoce del caso, la resolución corresponderá al jurado y, en caso de veredicto «culpable», la sentencia será dictada por el juez presidente.

¿Puede modificarse la acusación durante el juicio?

Los cargos pueden modificarse cuando el Tribunal de Primera Instancia conozca del caso. La fiscalía puede solicitar la modificación de los cargos si las pruebas sugieren que existen cargos más apropiados o si se detecta un error en los cargos originales. Los cargos pueden ser también retirados o sustituidos.

En los casos de los que conoce el Tribunal Penal, una vez se haya usted declarado culpable o inocente, las acusaciones pueden modificarse en una serie de circunstancias tasadas, siempre y cuando los nuevos cargos no sean más graves que los originales.

Si se declara culpable de todos los cargos, el Tribunal procederá a dictar sentencia. Si solo se declara culpable de algunos de ellos, el Tribunal procederá al juicio salvo que los demás cargos sean retirados por el Ministerio Fiscal o que se trate de cargos alternativos.

¿Qué derechos me amparan durante el juicio?

Tiene que estar presente en todas las fases del juicio.

Si vive en otro Estado miembro, no le será posible participar por videoconferencia.

Si no comprende el maltés pero es angloparlante, el juicio se llevará a cabo en inglés. Si no comprende inglés, el juicio se llevará a cabo en maltés y se designará a un intérprete que le asista.

Puede usted asumir su propia defensa pero, por lo general, los Tribunales insistirán en que contrate a un abogado. Se le asignará un abogado. Cuando se trate del abogado de oficio, no podrá cambiar de letrado. Si, no obstante, ha contratado a su propio abogado, podrá sustituirlo por otro.

No está obligado a hablar durante el juicio y su silencio no podrá dar lugar a presunción alguna. Si, por el contrario, decide subir a la tribuna de testigos, no puede negarse a responder a preguntas incriminatorias relativas a los cargos que se le imputen.

Faltar a la verdad puede afectar seriamente a su credibilidad y, lo que es más, desembocar en una acusación de perjurio.

¿Qué derechos tengo en relación con las pruebas en mi contra?

En general, puede rebatir las pruebas en su contra. Si las pruebas consisten en declaraciones de testigos, puede contra-interrogar a esos mismos testigos o traer a sus propios testigos para que refuten lo declarado por los anteriores. Cuando se trate de pruebas documentales, puede contra-interrogar a los testigos o a los peritos que las hayan aportado o traer a sus propios testigos para que refuten esas pruebas. No obstante, no puede traer a sus propios testigos periciales. Las pruebas presentadas por los peritos solo pueden refutarse contra-interrogando al perito en relación con los resultados por él obtenidos o su peritaje.

Puede aportar testigos y pruebas documentales en apoyo de su defensa.

Si el juicio ha de celebrarse ante el Tribunal Penal, la ley determina un plazo, que empieza a correr en el momento en que recibe el escrito de acusación, para nombrar a los testigos y señalar los demás medios de pruebas a los que se propone recurrir en su defensa. Ese tipo de limitación no existe si su juicio ha de celebrarse ante el Tribunal de Primera Instancia.

Si lo desea, puede recurrir a los servicios de un detective privado para obtener pruebas. Las pruebas obtenidas por detectives privados son admisibles salvo en los casos expresamente excluidos por la ley.

Su abogado podrá interrogar a los testigos de la fiscalía y poner en entredicho sus declaraciones durante el contra-interrogatorio.

¿Se tendrán en cuenta mis antecedentes penales?

La información de sus antecedentes penales se tendrá en cuenta si alguno de los cargos depende de una condena anterior, como la reincidencia o la comisión de un delito durante el periodo de vigencia de una sentencia condicional. El magistrado y el juez también podrán tener en cuenta sus antecedentes penales a la hora de determinar la pena que le corresponde en caso de que se le declare culpable.

Sus antecedentes penales podrán tenerse en cuenta durante un juicio ante el Tribunal Penal si trata de demostrar su honorabilidad o, por el contrario, desacreditar la honorabilidad de alguno de los testigos de la defensa. Al determinar la pena que le corresponda, el tribunal podrá tener en cuenta las sentencias firmes dictadas por un tribunal extranjero.

¿Qué ocurre al acabar el juicio?

Al final del juicio, resultará absuelto o declarado culpable de las acusaciones que se le imputan. La absolución o la declaración de culpabilidad podrán ser parciales.

Si es declarado culpable, podrá ser condenado a una pena de prisión. Si esa pena no excede de dos años, el tribunal podrá suspender su ejecución durante un periodo máximo de cuatro años. Si el delito lleva aparejada una pena inferior a siete años de prisión, el tribunal podrá también absolverle de forma incondicional o condicional por un periodo máximo de tres años. Si quebranta una condición impuesta por el tribunal, volverá a ser juzgado y sentenciado.

El tribunal también podrá dictar un auto de libertad condicional en virtud del cual se le asignará un agente de libertad vigilada responsable de su seguimiento. En algunos casos, por último, el tribunal podrá imponer una sanción económica.

¿Qué papel desempeña la víctima durante el juicio?

Cuando el juicio se celebra ante el Tribunal Penal, la víctima podrá asistir al proceso y solicitar la imposición de una pena determinada.

Cuando el juicio se celebre ante el Tribunal de Primera Instancia, la víctima podrá asumir un papel más activo, asistiendo al fiscal personalmente o mediante un abogado.

Última actualización: 20/12/2016

El Estado miembro correspondiente realiza el mantenimiento de la versión de esta página en la lengua nacional. El correspondiente servicio de la Comisión Europea se encarga de las traducciones. Es posible que las traducciones aun no reflejen algunos de los cambios que la autoridad nacional competente haya hecho en la versión original. La Comisión Europea no asume ninguna responsabilidad con respecto a cualquier información o dato incluido o citado en este documento. Véase el aviso legal para las normas sobre derechos de autor aplicables en los Estados miembros responsables de esta página.
Los Estados miembros responsables de la gestión de las páginas de contenido nacional están actualizando algunos contenidos de esta web a la luz de la retirada del Reino Unido de la Unión Europea. La posible permanencia de contenidos que no reflejen dicha retirada es involuntaria y será corregida.

Comentarios

Utilice el siguiente formulario para compartir sus reacciones y comentarios en nuestra nueva web